Iglesia de San Antonio de Padua

Iglesia de San Antonio

En sustitución del oratorio construido en tiempos de Felipe IV, Fernando VI mandó construir, en el costado sur de la plaza del mismo nombre una capilla para el pueblo y la monarquía, dedicada a San Antonio de Padua. Su construcción comenzó en 1752 y fue encomendada a Santiago Bonavía. Carlos III mandó ampliar la capilla, incorporándose una gran pieza cuadrada con cubierta a dos aguas.

El templo está formado por una planta central de geometría circular abrazada exteriormente por una galería porticada de cinco arcos de medio punto decorados con pilastras toscanas y graderío, como fachada de remate orientada al sur de la plaza del mismo nombre.

San Antonio alzado

El templo está formado por una planta central de geometría circular abrazada exteriormente por una galería porticada de cinco arcos de medio punto decorados con pilastras toscanas y graderío, como fachada de remate orientada al sur de la plaza del mismo nombre.

San Antonio altar

El cuerpo de la iglesia está estructurado a su vez en altura por dos niveles de balaustrada de cantería, uno como remate superior de la galería de acceso conformando un primer nivel de terraza, destacando en su eje principal central un frontispicio y en las esquinas cuatro pináculos esbeltos con forma piramidal, mientras que el otro nivel de balaustrada, como coronación del cuerpo central cilíndrico está rematado en su zona central por un escudo con las armas reales también en cantería y piñas alargadas sobresalientes siguiendo el ritmo de los módulos macizados de la balaustrada.

Por encima de este nivel, la cubierta del cuerpo central está formada por una bóveda esférica emplomada por el sistema de embordonado y linterna central cilíndrica de importantes dimensiones rematada por una bóveda emplomada con forma de cebolla y pináculo central.

Cristo crucificado San Antonio

Las galerías de arcos que unen a través de soportales esta capilla con la Casa de Infantes por un lado y por otro con las Casa de Caballeros y Oficios, se construyeron después de morir Bonavia en 1767 siendo arquitecto mayor del Real Sitio Jaime Marquet. La construcción es de fábrica de ladrillo, salvo en huecos y cornisas que es de piedra de Colmenar y las cubiertas de plomo.

La plaza

Se la conoce también como «de la Mariblanca» debido al conjunto escultórico conocido como la fuente de la Mariblanca (cuyo nombre real es la fuente de Venus) que decora el extremo norte de la plaza. A la plaza dan la Casa de Caballeros y Oficios, la iglesia de San Antonio, la Casa de Infantes y el jardín de Isabel II.

Hacia 1752, la plaza tenía otra fuente llamada el fuente del Rey, obra de Juan Domingo Olivieri, con una imagen del rey Fernando VI mirando al puente, pero en 1760 el rey Carlos III, ordenó retirar la estatua, y dos años más tarde se colocó la actual fuente de Venus, obra de Juan Reyna.

Vista de San Antonio

Vista de la plaza e iglesia de San Antonio desde el Puente de Barcas. Fernando Brambilla.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información: política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies
EspañolEnglishFrançaisDeutsch